lunes, 30 de julio de 2012

Mis primeros profiteroles...



Cuanto tiempo... Y eso que dije que ya estaba en marcha, jeje... En fin... Supongo que lo que importa es que no desaparezca. El blog para mí es una terapia, la cual me relaja y me anima a seguir con mi día a día. Cualquiera que me lea pensará que algo grave me está pasando, pero todo lo contrario. No es importante, comparado con lo que hay por el mundo. Así que no le daré más pie al asunto ya que tampoco quiero amargar este dulce que hoy os traigo, un postre que preparé para acompañar una comida en casa de unos amigos. Ese día..., ese día sí que disfruté, tanto, tanto... El postre era lo de menos, la compañía era lo más importante. Sé que no pasan nunca por el blog, o de vez en cuando, pero bueno, aunque no lean estas palabras les quiero rendir un pequeño homenaje, si me permitís... Todos tenemos compañeros de trabajo... A algunos se les quiere más que a otros, pero simplemente hay un cariño, una lealtad, pero yo puedo decir que encontré una buena amistad. En aquella empresa se trabajaba duro, mucho, y todos diréis que en cual no, pero en aquella... hacíamos casi 10 horas diarias y no nos quejábamos. La faena era continua y apenas te daba tiempo de levantar la cabeza, pero ahí estábamos las tres, compañeras de oficina. Pero no sólo era eso..., había un compañerismo increíble. Claro que nos peleabamos de vez en cuando por algún motivo de trabajo, quién no? y más con la tensión que había, pero luego todo pasaba. La cosa no fue bien en la empresa o , bueno..., mejor dejarlo así... La mala fortuna quiso que nos separaramos laboralmente pero no pudieron hacerlo en nuestra vida privada. Sé que no nos juntamos lo suficiente, pero ya sabéis que todo el mundo cuando se hace adulto y adquiere responsabilidades no tiene tiempo ni para mirarse al espejo. Pero al año nos juntamos unas cuantas veces las tres para ir a cenar, tomar mojitos y charlar..., charlar, charlar... Me encanta cuando hablan, cómo me cuentan su vida, nos ponemos al día..., pero lo mejor es cómo me escuchan... Cuando me toca hablar a mí, como hace tiempo que no nos vemos y tengo que contarles todo, me paro porque creo que soy pesada, y ellas calladas, esperan a que continúe... Jajaja... No quiero agobiar pero para ellas sé que no soy un agobio... No nos vemos tanto como quisiera, pero en fin... Las quiero con locura... Ese día de los profiteroles también tube ganas de hacer galletas decoradas. Les llevé una a cada uno... Jajajajajaja, qué gracia... Ese fin de semana la KA echó humo y yo seguía con más ganas de preparar cosas... Me dio como se dice ... un "subidón" y el día en cuestión..., nos llegó la noche sin apenas darnos cuenta... En fin... Este post va por ellas, dos mujeres luchadoras, muy luchadoras, nadie sabe cuanto, las cuales también tienen tiempo para escuchar mis pequeñeces que para mí se hacen un mundo y encima, saben acertar con sus palabras. Qué más se puede pedir?.... que os quiero chicas!!!! Y que las tres no dejemos de vernos aunque sea una vez al año...
Bueno..., jajajaja, ya está... que luego me dicen que soy una pesada... Si has leído todo el rollo... seguro que sabrás de qué te hablo, porque todo el mundo tiene a algún amigo especial que aunque no lo vea tanto el reencuentro es especial...
Ya estáaaaaa!!!! jajajajajaja... Ahora la receta... Son tres, es decir, la masa de los profiteroles y los rellenos... Estáis interesados? pues tomad nota...


Masa profiteroles:

Ingredientes:

125 ml de leche
125 ml de agua
125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
4 gr de sal
140 gr de harina
4 huevos
1 huevo para pincelar

Preparación:

  1. Echar la leche en una cacerola, añadirle el agua y la mantequilla a dados.
  2. Echar la sal y llevar a ebullición a fuego lento-medio hasta que la mantequilla se derrita.
  3. Tamizar harina. Cuando la leche empiece a hervir, retirar la cacerola del fuego y echar la harina de una vez.
  4. Remover con una espátula con energía hasta que la harina se haya incorporado por completo.
  5. Volver a colocar la cacerola en el fuego e ir moviendo hasta que la masa se convierta en una bola que se despegue de las paredes (como las croquetas)
  6. Echar la masa en un bol o tipo ensaladera de acero inoxidable y agregar 3 huevos de uno en uno. Primero uno, se mezcla con la espátula, luego el otro, hasta llegar al tercero.
  7. El cuarto huevo lo batimos y vamos añadiendo poco a poco a la masa. Tenemos que conseguir una textura lisa, que se nos quede en la espátula antes de caer. Tal vez no haga falta echarlo todo, por ello, hacerlo poco a poco.
  8. Precalentar el horno a 180º
  9. En una bandeja de horno colocar papel vegetal o tapete de silicona. Colocar la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa del nº 10 o similar.
  10. Formar pequeños montículos de unos 4 cm de diámetro, separados entre sí. Saldrá para 2 bandejas, más o menos.
  11. Batir un huevo y pincelar con cuidado, no aplastar.
  12. Hornear durante 40 minutos...
  13. Retirar del horno. Colocar sobre bandeja, como en la primera fotografía. Dejar enfriar...
  14. Probad uno sin nada.... mmmmmmmmmm..... qué bueno.....
Relleno de crema pastelera a la vainilla

Ingredientes:

1 vaina de vainilla
250 ml de leche
3 yemas de huevo
50 gr de azúcar
20 gr de harina
20 gr de maicena
Chocolate fondant

Preparación:

  1. Abrir la vaina por la mitad y extraer todo el grano. Añadirlo a la cacerola con la leche, la vaina y el grano. Remover bien.
  2. Colocar en el fuego medio, llevar a ebullición lentamente, sin parar de remover.
  3. Antes de que rompa a hervir, retirar la vaina. Retirar del fuego.
  4. Batir bien las yemas con el azúcar hasta obtener una crema suave, añadir la harina, batir bien e incorporar la maicena. Mezclar bien.
  5. A las yemas batidas con la harina le vamos a añadir dos cucharas soperas de la leche anterior aún caliente. Removemos bien.
  6. Colocar la cacerola sobre el fuego medio e incorporar las yemas restantes poco a poco sin parar de remover, enérgica mente hasta espesar la mezcla. En tres minutos (no añadir más harina ni maicena, remover más fuerte más tiempo teniendo cuidado de no quemar la crema)
  7. Retirar del fuego, echar los restos de la ensaladera con la lengua pastelera y seguir removiendo con las varillas. La mezcla no puede quedar incrustrada entre las varillas así que si nos ocurre lo ponemos otra vez en la cacerola, a fuego medio un minuto más. Tiene que quedar una crema espesa. Cuidado que cuando enfríe más espesará.
  8. Colocar sobre plato hondo y cubrir con film transparente hasta que enfríe.
  9. Listo para rellenar los profiteroles...
  10. Cómo?... Hacemos una pequeña incisión con una boquilla del nº 2 al profiterol, colocamos la crema pastelera ya fría en una manga pastelera con una boquilla del nº 6 y rellenamos...
  11. Derretir media tableta de chocolate fondant y esparcir por encima de los profiteroles. Si gusta más, acompañar con sirope de chocolate.
Relleno de crema de chocolate

Ingredientes:

350 gr de nata
75 gr de azúcar
25 gr de chocolate en polvo (puro Valor)
15 gr de Maicena
Azúcar glas para espolvorear

Preparación:

  1. Poner en un vaso un poco de nata para disolver la maicena. Mezclar con un tenedor.
  2. Poner en una cacerola a hervir el resto de la nata junto al azúcar y dejar hervir. Cuando llegue a ebullición incorporar el cacao en polvo con un colador, en lluvia.
  3. Ir removiendo. Cuando esté bien mezclado añadir el vaso de leche con maicena y espesar con una espátula, cuchara de madera o varilla.
  4. Colar con un colador grande y dejar enfriar. Colocar sobre plato hondo con film transparente, para que no se nos haga costra.
  5. Para rellenar, igual que con los de crema pastelera a la vainilla...
  6. Espolvorear con bastante azúcar glas.
No digáis que no os he traído un postre bueno y fácil... Me tengo que aficionar a esta masa pues tiene varios contrastes, entre dulce y salado... Y sabéis de dónde he sacado la receta?..., eeee.... jajajaja, de un libro que encontré en una librería de mi ciudad y que ya llevo tres de la misma colección de lo sencillo que resulta todo. Para ser mi primera vez en este tipo de masa, os tengo que decir que no me resultó nada complicada. El libro es en formato de curso, y cada paso muestra una imagen..., un paso a paso en toda regla... Así cómo no lo voy a conseguir noooo???

Curso de cocina - Masa Choux Ed. H.Blume y está realizado por Sébastien Serveau...

Así cualquiera, jajajajaja

Besos amigos y para lo que queráis ya sabéis dónde encontrarme... Os deseo todo lo mejor...

Hasta luego!!!

     
     
     





sábado, 23 de junio de 2012

Bundt Cake de chocolate blanco y limón



¿Habéis preparado alguna vez algún dulce o postre y no lo habéis catado? Pues eso me ha pasado con este delicioso "A simple vista" Bundt Cake de chocolate blanco. Resulta que la semana pasada fue la fiesta de fin de curso de la escuela de Marina. A parte de varios juegos para los niños piden a los padres que traigan a voluntad algún bizcocho. El año pasado me presenté con un pà de pessic y cuando lo entré a la habitación donde los preparaban vi que "Oooooohhhh...." había muchos pasteles de todo tipo, decorado de las mil formas. Así que me dije que para el próximo año yo no iba a ser menos. Así que..., este año he llevado este Bundt Cake... Lo de que no lo he probado es cierto, pues cuando llega la hora de repartir, entregas el tiquet y te dan el trozo de bizcocho que te toque. No vamos a ser "tisquimisquis" o como se diga y vamos a marear a las que lo preparan con "yo quiere ese, o ese otro"..., te toca el que te tocó. Y tampoco escapamos nada mal. Me dieron uno delicioso con una base de nocilla que estaba buenísimo. No sé la receta, pero tenía pinta de ser el bizcocho de yogurt. En fin, que quedamos muy satisfechos con nuestro trozo y no sé si al que le tocó este también pueda opinar igual. Como una gran cotilla me puse a chafardear a ver si a alguien le había tocado, pero no vi a nadie... También eramos muchas personas así que... En fin, que ya tengo los ingredientes preparados para preparar otro para el próximo fin de semana, este no que toca coca, pero sí para el siguiente, porque yo no me quedo sin probarlo!

Ingredientes:

250 gr de mantequilla en pastilla sin sal a temperatura ambiente (dejar media hora fuera de nevera)
300 gr de azúcar
4 huevos "L"
345 gr de harina de trigo
2 cucharadas de postre de levadura Royal o de otra marca
1/4 de cucharita de postre de sal
160 ml de leche a temperatura ambiente
Una tableta de chocolate blanco a trocitos (las que venden finitas en cualquier supermercado)
Una tableta de chocolate blanco para derretir
La ralladura de un limón
2 cucharas de postre de zumo de limón o un chorrito pequeño de aroma de limón.

Preparación:
  1. Precalentar el horno a 180º
  2. Tamizar la harina con un colador. Añadirle la sal y la levadura y volver a tamizar todo otra vez. Reservar en un plato hondo o bol.
  3. Separar las yemas de las claras y montar las claras a punto de nieve, dejar a un lado.
  4. Poner la mantequilla a batir junto al azúcar durante un buen rato, hasta que se forme una crema blanquecina (este proceso es mejor hacerlo con unas varillas eléctricas)
  5. Añadirle las yema, una a una y seguir batiendo. Que todos los ingredientes queden bien integrados.
  6. Añadir 1/3 de la harina a la mezcla de las yemas con la mantequilla. Mezclar bien. Cuando ya esté listo, añadir la mitad de la leche. Batir bien..., añadir la mitad de la harina que nos queda, batir y luego el resto de leche. Batir bien con las varillas eléctricas y cuando ya esté todo bien mezclado terminar con la harina que nos queda. Batirlo muy bien.
  7. Ahora toca juntar las claras a la mezcla anterior en tres veces, mezclar con una lengua pastelera poco a poco, en tres veces. Veréis que la masa se vuelve más "suave" cuando ya esté todo bien mezclado, añadir las ralladuras, el zumo de limón y los trocitos de chocolate blanco. Mezclar suave.
  8. Incorporar la mezcla al molde de silicona. Si fuera de aluminio, antes tendríamos que haber derretido un poco de mantequilla en el microondas y con ayuda de un pincel, esparcir poco a poco por todas partes para que no se nos pegue a la hora de desmoldar.
  9. Colocar en el horno a 180º calor arriba y abajo durante 50-60 minutos.
  10. Reitar pasado el tiempo, con cuidado y dejar dentro del molde 10 minutos. Luego, retirar con cuidado de que no se nos rompa y dejar enfriar en la rejilla del horno.
  11. Cuando ya esté frío, derretiremos al baño maría el chocolate blanco y esparciremos por encima junto a unas virutas de colores para darle un toque más divertido.
¿Os apetece un trocito?..  A mí también!!!
Besos y feliz noche de San Juán!!!!!!!!!!!!


viernes, 15 de junio de 2012

Falsos huevos en cocotte de salmón ahumado



Si queréis una cena rápida (30 minutos al horno) y que está para chuparse los dedos, aquí tenéis la versión de los huevos en cocotte de salmón en panecillo. Da rabia cuando compras pan y al día siguiente está duro. Los compro sólo para las meriendas de la peque y al tercer día no los puedes morder. Así que se me ocurrió hacer un invento. Bueno, seguro que más de una persona ya lo hace, pero no lo había hecho nunca. Es un buen invento porque se puede hacer con los ingredientes que nos dé la gana, los que tengamos en la nevera, en un rincón sin saber qué hacer con ellos y que les queda poco tiempo de vida como cuatro rodajas de embutido, unas cuantas tiras de salmón ahumado, unas cuantas anchoas y unos tomates maduritos. En fin, a gustos...

Ingredientes:

4 Panecillos redondos
Mantequilla
Salmón ahumado
4 Huevos
Nata líquida para cocinar o leche
Sal en escamas
Pimienta
Orégano para decorar

Preparación:

  1. Poner el horno calor arriba y abajo a 180º
  2. Cortamos un poco por la parte superior del pan y vaciamos con cuidado de no romperlo.
  3. Untar con mantequilla el fondo.
  4. Cortar el salmón ahumado a tiras y ponerlo en el fondo del pan, encima el huevo con cuidado de que no se nos rompa la yema y un chorrito de nata líquida, poco a poco para que no rebose.
  5. Espolvoreamos con sal en escamas o sal normal y pimienta.
  6. Metemos en el horno una media hora junto con los trozos que hemos cortado. A Gustos. A ver, a nosotros nos gusta la yema dura, pero si os gusta para mojar pan poco menos, vais controlando el tiempo, mirando de vez en cuando dentro del horno. Cuidado que no se os queme.
  7. Retirar con cuidado, colocar en el plato y espolvorear con orégano.
Este plato, si lo queréis hacer más ligero puede ser en los recipientes especiales para ello, de cerámica o vidrio, pero amigos, si hay que estar nada más que mirando el peso no lo pasaremos bien. A los que nos gusta comer, es decir, disfrutar de un buen plato, no engullir, y nos engordamos con sólo oler los chorizos no podemos hacer otra cosa que disfrutar de la vida. No digo que estemos todo el día picando y comiendo platos pesados, pero una o dos veces por semana tenemos que darnos nuestros caprichitos. En este tiempo pasado, en el que he estado ausente, no lo he pasado muy bien por culpa de los malditos complejos. Empecé una dieta y acabé amargando hasta al portero. Lo importante es sentirnos bien con nosotros mismos, sé que es una frase muy bonita y rápida de escribir, pero tenemos que vivir con lo que tenemos y empezar a valorar cosas más importantes como la salud y la gente que tenemos al rededor... En fin..., paro que se nos van a pasar los huevos... jajajajajaja Saludos y hasta pronto amigos.

jueves, 7 de junio de 2012

Tarta de queso fría con frutos rojos del bosque... mmmmm



Por que yo lo valgo tendría que llamarse este post... Esta receta la tengo de mis principios, pero no había puesto la fotografía de la tarta, sino, de unos vasitos pequeños. Como tenía que estrenar mi molde de 20 cm que por fin he encontrado y a muy buen precio, esta era la receta perfecta. A parte de que tenía ganas de probar qué tal quedaba porque más de una vez en el otro molde, al ser más grande las tartas o bizcochos me salían bajitos, nunca encontraba la cantidad exacta para el otro molde, así que me decidí de una vez por el de 20 cm. Es mi postre favorito. Si me queréis engatusar ya sabéis como. He probado los que se hacen al horno y los de la nevera (como esta) y me gusta más la segunda opción. A parte de que es más rápido de preparar su sabor es delicioso. Las otras no se quedan atrás, pero esta..., es mi favorita! Así que os detallo los ingredientes y la preparación por si os tienta. La hice una noche, después de acostar a los peques y de terminar de recoger la cocina de las cenas. Así que no tenéis excusa pues resulta muy sencilla.

Ingredientes

Para la base de galletas
200 gr de galletas digestive
70 gr de mantequilla derretida
Para la tarta
500 ml de nata para montar
350 gr de queso philadelphia o similar (hacendado, el tamaño familiar)
200 ml de leche condensada
9 hojas de gelatina
el zumo de un limón
Mermelada para la cobertura al gusto. Yo prefiero los frutos rojos del bosque... mmmm contra más buena es la mermelada mejor...

Preparación

  1. Machacamos bien las galletas, con la turmix o si tenemos un robot mucho mejor. Derretimos la mantequilla en el microondas con cuidado de que no se nos queme, unos segundos a máxima potencia. Echamos la mantequilla a las galletas trituradas y mezclamos bien. Empapamos muy bien para que así nos quede una masa que esparciremos por el fondo del molde con ayuda de una cuchara sopera. Meter en la nevera.
  2. Las hojas de gelatina las ponemos en un bol con agua fría para que se ablande.
  3. La tarta: en un vaso de la batidora ponemos la nata líquida, el queso de untar, la leche condensada y el zumo de un limón. Trituramos muy bien. Veremos que nos queda una mezcla líquida.
  4. Escurrir bien las hojas de gelatina y colocar en un cacillo. Echar un poquito de la mezcla triturada y calentar hasta que la gelatina se derrita.
  5. Echar la mezcla templada con el resto de la nata y echar sobre el molde con la base de galletas.
  6. Meter en la nevera hasta el día siguiente.
  7. Cuando vayamos a servir, colocar la mermelada por encima, con cuidado de no romper la tarta. Depende de la consistencias de la mermelada, os resultará más sencillo vaciar el bote en un bol y batir con un tenedor o cuchara y colocar encima de la tarta poco a poco.
  8. Listo!!!
Ya va llegando la calor del verano. Me gusta estos días y más cuando los niños dejan de ir a la escuela... Ya queda menos para tener a los peques tooooda la tarde en casa... Qué emoción... jejejejeje No sé qué vamos a hacer todos juntos, en qué vamos a emplear las horas... Ya se nos ocurrirá algo. Este año no hay esplai, así que..., algo tendremos que preparar... Un besito amigos y hasta luego!!!!

miércoles, 23 de mayo de 2012

Quiche a la Marinera


Qué bueno es volver a casa... Cuánto tiempo sin pasar por este lugar y cuantas veces me he acordado de lo bien que lo paso frente al ordenador, toqueteando las fotografías, pensando en cada entrada qué puedo escribir para dar pie a la receta y sobre todo, de vosotros, de cómo irán vuestros blogs, que nuevas recetas habéis preparado. Tengo tantas cosas que contar, tantos momentos vividos, de todo tipo, buenos, extraños, en definitiva, lo que es la vida... Pensaba que no llegaría la hora y aquí estoy. Empecé por diseñar la cabecera del blog, tontamente, una tarde de esas que no sabes dónde se han metido los niños, que no oyes ni un ruido y no tienes otra cosa que hacer. Hice pruebas de todo tipo, ¡me acosté a las dos de la madrugada! Ahí fue cuando me dije... "María josé..., esto hay que retomarlo" y en definitiva, que es la vida sin los pequeños placeres..., días rutinarios, donde al final todo se termina por ver del mismo color. He estado muuuy desconectada, ya lo habréis visto, no os he dejado comentarios, no he contestado a los correos electrónicos (desde aquí, mis disculpas) No sé si tengo excusa, que pienso que no, pero espero poder contaros, poco a poco cómo me han ido estos días, meses. He tenido días muy alegres y de otros que no veía por dónde iba a salir el sol, pero bueno, que estoy bien, no tengo por qué quejarme, así que, como a parte de publicar recetas me sirve también como terapia, ya os iré molestando de vez en cuando. Lo que no sé es las veces que publicaré ya que el tiempo, por desgracia, sigue siendo limitado. Pero esta vez vengo con fuerzas y ganas de arrancar este motor que me ha dado tanto y que espero que siga así por mucho tiempo... Ahora, a por lo que importa... LA RECETA:

Una Quiche..., mmmmm, con lo que me gusta, lo fácil que es de preparar y lo agradecida que es a la hora de "meterle" los ingredientes. Es como las pizzas, que acepta de todo, hasta fruta. Ahora lo que más me trae de cabeza son las cenas del pequeño... Àlex ya tiene unos hermosos 16 meses y gracias a dios nos ha salido con un apetito exquisito. Lo prueba todo y si no le das él mismo te dice "Ame, ame..." para que le demos a probar. De momento, creemos que no es alérgico a nada, gran ventaja y un gran desahogo. Las cenas son lo peor. Cada vez que voy al pediatra no me acuerdo de preguntarle ¿Cuántos huevos puede comer a la semana? por que por mí estaría todos los días a base de tortillas, un día de queso, otro de atún... El pescado, a la plancha con su perejil..., ¿Y el acompañante? .. Las cenas tienen que ser ligeritas, porque el día ya es bastante complicado y cuando llega la hora de comer y a dormir..., pues ponerme a hacer un pescado al horno, verduras de distintos tipos para que no repita..., me agobio. Le preparo las figuritas de pescado y un poco de ensaladilla rusa, pero en vez de mayonesa, con aceite de oliva, un chorrito. Pero al día siguiente, ¿Otra vez ensaladilla rusa? Más de una pensará que de dónde he salido, pero es que es un tema que me agobia. Así que, he pensado que para variar un poco en el tema de las tortillas (que por cierto, come dos a la semana... ¿Es poco o es mucho?) he variado un poco y le he colocado "LA QUICHE" En mayúsculas porque para mi, las tartas de queso, quiches y pizzas..., de ahí que no me saquen, estaría todo el día comiendo lo mismo (para mi me complico menos) Ya tengo unas cuantas recetas, bueno, un par y un paso a paso. Así que os añado otra, porque como he dicho antes, se puede combinar con todo tipo de ingredientes. En este caso me ha salido marinera, y en un plis-plas y con ayuda de mi Marina y de su papi nos hemos puesto a cenar en lo que tarda uno en poner la mesa, (bueno, añade el tiempo del horno) Pasamos a los INGREDIENTES:

Una masa quebrada (si la queréis hacer en casa esta receta os irá bien, pero si la compráis os resultará más cómodo. Esta que he utilizado es del lidl y la verdad que me ha gustado más que otras marcas)
200 gr de gambitas congeladas, de esas que vienen peladas (con rima y todo..., para que veáis)
100 gr de queso rayado, el que es tipo "polvo"
12 Baritas de cangrejo (Surimi)
4 Huevos (el tamaño no importa)
1 Envase de los pequeños de nata para cocinar (no la de montar, la que es para preparar platos)
4 Rodajas de queso de cabra
1 Poquito de orégano
Y ya está...

¿Cómo se hace?

  1. Colocamos la masa bien extendida en un molde redondo con un poco de fondo. Si es cuadrado no pasa nada, también saldrá buena. Le pinchamos con un tenedor a la base y a los bordes para que no suba (no tiene por qué al ser masa quebrada, no es como el hojaldre, pero para asegurarnos) y recortamos con unas tijeras el resto de masa que salga del molde. Dejamos a un lado.
  2. Con la batidora (Turmix) batimos los 4 huevos y la nata. Añadimos el queso rayado y la mitad de las gambas ya descongeladas.
  3. Echamos la mezcla dentro del molde, con la masa y colocamos el resto de gambas y las baritas a rodajas finas.
  4. Le colocamos 4 trocitos de queso de cabra por encima y espolvoreamos con orégano.
  5. Metemos en el horno ya previamente calentado a 200º  calor arriba y abajo y dejaremos que se nos haga una media hora.
  6. Veremos que ya está listo cuando la parte superior quede ligeramente dorada y al pinchar con un cuchillo o palillo éste salga limpio (como en los bizcochos)
  7. Sacar del horno, dejar enfriar un ratito y empezar a comer.
Para los que aún no hayan preparado este plato nunca, decirles que el resultado es jugoso, al hacerse los huevos con la nata en el horno es la textura que consigue.
Pues nada, espero veros pronto otra vez...
Un beso y hasta luego!!
María josé


lunes, 9 de abril de 2012

Mona 2012- Tarta Sacher




Ei!, aún sigo por aquí…, aunque de tarde en tarde. No podía dejar pasar esta entrada ya que el día de la mona es una tradición que no dejamos pasar desde que nació Marina. Desde que nació he realizado yo el dulce y este año no iba a ser menos. No sé vosotros, pero a mí me da mucha rabia pagar una fortuna por una mona cuando la podemos realizar en casa sin envidiar a las de la pastelería. Bueno, he de puntualizar, me refiero a las monas que son tartas, porque las que hacen de chocolate con figuras, esas, sintiéndolo mucho, son más bonitas las de la tienda. Seguro que en más de una ocasión, los que vivís por Cataluña no habéis podido resistiros a hacer una paradita delante de los escaparates de las pastelerías más típicas de la ciudad. Son una maravilla. En más de una ocasión me ha apetecido realizar fotografías para colgarlas en el blog, pero primero tendría que pedir permiso y eso me da muuucha vergüenza. Así que a ver si para el año que viene, cuando me haga un poco más mayor me voy olvidando de los carrillos coloraos y os enseño unas cuantas imágenes. Este año ha sido el protagonista los pitufos. Tanto en el centro como en mi barrio las vitrinas han estado repletas de pequeños muñecos azules y bonitas setas de colores. Estas monas rondan los 35 euros y contra más grande, más caras. Si hablamos de las tartas, como la de los cumpleaños, especialmente de yema o tipo Sara, con un par de muñecos, unos pollitos, huevos de chocolate y plumas, tal vez ronde los 40-50 euros. Por eso me da una pereza enorme hacer que los padrinos de mis hijos o yo misma se gasten una fortuna en una tarta que pueda hacer en casa más o menos igual. Los que son de figuras de chocolate he dicho que esas son inimitables, pero el bizcocho, al menos, los que la comen se quedan contentos. El año pasado la hice de chocolate, bueno, como en la mayoría de ocasiones, y es que a Marina le encanta. Así que a todos nos toca tomar mona de chocolate. Este año he optado por una tarta sacher ya que de las dos veces que la ha probado le ha gustado mucho. Los muñecos, han sido un poco a nuestra elección ya que los que pedía aún no se han hecho y es que no sabía que cuando se ponen de moda unos dibujos, hasta que no pasa un año no los fabrican. De pitufos, princesas,  los más comunes hay siempre pero de los dibujos que se hacen famosos ese mismo año o no hay o cuesta mucho encontrarlos. Así que para el año que viene, si no cambia la cosa, le tocará el turno a “fanboy y chum chum” Y como no, he vuelto a recurrir a los dulces de Amanda y me ha dado la solución. Mientras se comían la tarta no se oía nada más que el ruidito de las cucharas chocando con los platos… Y sabemos que cuando comemos nadie habla…, es que está muy bueno… Jejejejeje Al menos eso quiero pensar. No ha sobrado más que para mi padre y mi suegro que no han venido y para el padrino de Àlex que le ha traído un Doraemon de peluche precioso. Como aún es pequeño para los típicos de la mona el pobre ha pensado que mejor un peluche. Gracias guapo!!! Bueno, no me voy a extender más que siempre me pasa lo mismo… Os detallo la receta que repito, he sacado del libro “Los dulces de Amanda” os lo aconsejo, 100% Ya preparé una tarta de manzana a la cual no le hice fotografías porque era un día de campo que pasamos con unos amigos, pero madre mía…, qué tarta de manzana… De tres recetas que he probado, las tres fantásticas. Este año sí que caerá la heladera del lidl cuando salga, así que si os enteráis del día, avisadme!
Tarta Sacher de Amanda Laporte
Ingredientes:
150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de azúcar
7 huevos
350 gr de chocolate fondant
150 gr de harina
½ bote de mermelada de albaricoque
200 ml de nata para montar
 Preparación:
  1. Derretir al baño maría 175 gr de chocolate. Yo utilicé el de las gotas del mercadona. Dejar templar 5 minutos.
  2. Batir la mantequilla con 125 gr de azúcar.  Cuando ya esté todo bien mezclado, añadiremos las 7 yemas. Las claras reservarlas.
  3. Cuando ya esté todo bien integrado con ayuda de las varillas eléctricas, añadir el chocolate derretido. Mezclar bien. Una vez terminamos, añadimos los 150 gr de harina tamizada y seguimos batiendo con las varillas.
  4. Montar las 7 claras a punto de nieve con los 125 gr de azúcar restantes. Cuando consigamos la textura fuerte, que al poner el bol boca abajo no caiga ni gota, podremos añadir en tres veces a la mezcla del chocolate y mantequilla, con una lengua pastelera, poco a poco. Este proceso hay que hacerlo lentamente, con firmeza, para no bajar las claras mucho. Ya que no hemos incorporado levadura, tenemos que conseguir que suba el bizcocho lo máximo posible.
  5. Cuando hayamos conseguido una mezcla de todos los ingredientes, engrasamos un molde redondo con un poco de mantequilla y harina y echamos la masa. Colocamos en el horno ya caliente a 180º durante una hora. Calor arriba y abajo. No aconsejo el ventilador, al menos en mi horno.
  6. Cuando pasado el tiempo y habiendo comprobado con un palillo que al pinchar sale limpio, retiramos sobre una rejilla aún con el molde y dejamos entibiar.
  7. Desmoldar y decorar con la cobertura de chocolate que se hace calentando en un cacillo los 200 ml de nata para montar e incorporando los 175 gr de gotas de chocolate. Mezclar bien hasta que estas se derritan y echar sobre el bizcocho. Los bordes los he decorado con almendras laminadas y por encima unos cuantos lacasitos. Eso ya va a gustos.
NOTA!!: Esta tarta tendría que ir rellenada con mermelada de albaricoque, pero a mí se me olvidó. Me acordé cuando ya estaba colocando las almendras fileteadas.. puf…, bueno, no está mal, pero para conseguir una verdadera tarta sacher hay que poner mermelada…
En fin… cosas que pasan…