lunes, 9 de abril de 2012

Mona 2012- Tarta Sacher




Ei!, aún sigo por aquí…, aunque de tarde en tarde. No podía dejar pasar esta entrada ya que el día de la mona es una tradición que no dejamos pasar desde que nació Marina. Desde que nació he realizado yo el dulce y este año no iba a ser menos. No sé vosotros, pero a mí me da mucha rabia pagar una fortuna por una mona cuando la podemos realizar en casa sin envidiar a las de la pastelería. Bueno, he de puntualizar, me refiero a las monas que son tartas, porque las que hacen de chocolate con figuras, esas, sintiéndolo mucho, son más bonitas las de la tienda. Seguro que en más de una ocasión, los que vivís por Cataluña no habéis podido resistiros a hacer una paradita delante de los escaparates de las pastelerías más típicas de la ciudad. Son una maravilla. En más de una ocasión me ha apetecido realizar fotografías para colgarlas en el blog, pero primero tendría que pedir permiso y eso me da muuucha vergüenza. Así que a ver si para el año que viene, cuando me haga un poco más mayor me voy olvidando de los carrillos coloraos y os enseño unas cuantas imágenes. Este año ha sido el protagonista los pitufos. Tanto en el centro como en mi barrio las vitrinas han estado repletas de pequeños muñecos azules y bonitas setas de colores. Estas monas rondan los 35 euros y contra más grande, más caras. Si hablamos de las tartas, como la de los cumpleaños, especialmente de yema o tipo Sara, con un par de muñecos, unos pollitos, huevos de chocolate y plumas, tal vez ronde los 40-50 euros. Por eso me da una pereza enorme hacer que los padrinos de mis hijos o yo misma se gasten una fortuna en una tarta que pueda hacer en casa más o menos igual. Los que son de figuras de chocolate he dicho que esas son inimitables, pero el bizcocho, al menos, los que la comen se quedan contentos. El año pasado la hice de chocolate, bueno, como en la mayoría de ocasiones, y es que a Marina le encanta. Así que a todos nos toca tomar mona de chocolate. Este año he optado por una tarta sacher ya que de las dos veces que la ha probado le ha gustado mucho. Los muñecos, han sido un poco a nuestra elección ya que los que pedía aún no se han hecho y es que no sabía que cuando se ponen de moda unos dibujos, hasta que no pasa un año no los fabrican. De pitufos, princesas,  los más comunes hay siempre pero de los dibujos que se hacen famosos ese mismo año o no hay o cuesta mucho encontrarlos. Así que para el año que viene, si no cambia la cosa, le tocará el turno a “fanboy y chum chum” Y como no, he vuelto a recurrir a los dulces de Amanda y me ha dado la solución. Mientras se comían la tarta no se oía nada más que el ruidito de las cucharas chocando con los platos… Y sabemos que cuando comemos nadie habla…, es que está muy bueno… Jejejejeje Al menos eso quiero pensar. No ha sobrado más que para mi padre y mi suegro que no han venido y para el padrino de Àlex que le ha traído un Doraemon de peluche precioso. Como aún es pequeño para los típicos de la mona el pobre ha pensado que mejor un peluche. Gracias guapo!!! Bueno, no me voy a extender más que siempre me pasa lo mismo… Os detallo la receta que repito, he sacado del libro “Los dulces de Amanda” os lo aconsejo, 100% Ya preparé una tarta de manzana a la cual no le hice fotografías porque era un día de campo que pasamos con unos amigos, pero madre mía…, qué tarta de manzana… De tres recetas que he probado, las tres fantásticas. Este año sí que caerá la heladera del lidl cuando salga, así que si os enteráis del día, avisadme!
Tarta Sacher de Amanda Laporte
Ingredientes:
150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de azúcar
7 huevos
350 gr de chocolate fondant
150 gr de harina
½ bote de mermelada de albaricoque
200 ml de nata para montar
 Preparación:
  1. Derretir al baño maría 175 gr de chocolate. Yo utilicé el de las gotas del mercadona. Dejar templar 5 minutos.
  2. Batir la mantequilla con 125 gr de azúcar.  Cuando ya esté todo bien mezclado, añadiremos las 7 yemas. Las claras reservarlas.
  3. Cuando ya esté todo bien integrado con ayuda de las varillas eléctricas, añadir el chocolate derretido. Mezclar bien. Una vez terminamos, añadimos los 150 gr de harina tamizada y seguimos batiendo con las varillas.
  4. Montar las 7 claras a punto de nieve con los 125 gr de azúcar restantes. Cuando consigamos la textura fuerte, que al poner el bol boca abajo no caiga ni gota, podremos añadir en tres veces a la mezcla del chocolate y mantequilla, con una lengua pastelera, poco a poco. Este proceso hay que hacerlo lentamente, con firmeza, para no bajar las claras mucho. Ya que no hemos incorporado levadura, tenemos que conseguir que suba el bizcocho lo máximo posible.
  5. Cuando hayamos conseguido una mezcla de todos los ingredientes, engrasamos un molde redondo con un poco de mantequilla y harina y echamos la masa. Colocamos en el horno ya caliente a 180º durante una hora. Calor arriba y abajo. No aconsejo el ventilador, al menos en mi horno.
  6. Cuando pasado el tiempo y habiendo comprobado con un palillo que al pinchar sale limpio, retiramos sobre una rejilla aún con el molde y dejamos entibiar.
  7. Desmoldar y decorar con la cobertura de chocolate que se hace calentando en un cacillo los 200 ml de nata para montar e incorporando los 175 gr de gotas de chocolate. Mezclar bien hasta que estas se derritan y echar sobre el bizcocho. Los bordes los he decorado con almendras laminadas y por encima unos cuantos lacasitos. Eso ya va a gustos.
NOTA!!: Esta tarta tendría que ir rellenada con mermelada de albaricoque, pero a mí se me olvidó. Me acordé cuando ya estaba colocando las almendras fileteadas.. puf…, bueno, no está mal, pero para conseguir una verdadera tarta sacher hay que poner mermelada…
En fin… cosas que pasan…  

7 comentarios:

mamen dijo...

Esa tarta me puede, cada vez que veo una como esta tuya, me entran ganas de hacerla, pero siempre me entra el miedo, en fin creo que algun dia me atrevere con ella, la tuya me encanta superjugosa, besitos

Margarida dijo...

Yo también me quedo embobada delangte de los escaparates mirando la gran variedad de monas que hay, pero ¿sabes? Nunca he comprado ninguna. Me gusta mirar, pero también me gusta hacerlas yo.
La que has hecho es una auténtica preciosidad!
Besos

Tere dijo...

Una gran tarta de pascua¡¡ Irresistible. Es una bonita tradición la de los padrinos llevarles a sus ahijados la mona de pascua, la verdad es que en casa no teníamos esta tradición y seguro que nos hubiera gustado¡ Un fuerte abrazo, Teresa

mar dijo...

hola linda, tengo muchas ganas de comer esta tarta, no paro de pensar en ella y estos dias la veo mucho, sera una premonicion para que la haga? jajaja un besuco

Alba dijo...

Qué cosa más linda y ricaaaa, aún sin mermelada, jeje. ¿cómo va todo? Por aquí unos días muy grises....Besos!

cessione del quinto dijo...

He visto muchas recetas y prentaciones de estas tartas pero asi como èsta creo que ninuguna ,es fenomenal y la presentaciòn es excelente.Paola deortodonzia invisibile

La Cupcakeira dijo...

Mmmm...que buena pinta tiene con esos huevos y las almendritas!!!